Justificación

Maravilloso es el gran amor Que Cristo el Salvador derramó en mí;
Siendo rebelde y pecador, yo de su muerte causa fui.
¡Grande, sublime, inmensurable amor! Por mí murió el Salvador.

CORO: ¡Oh, maravilla de su amor, por mí murió el Salvador!

El su celeste hogar abandonó, Dejando posición, gloria y honor;
De todo ello se despojó por rescatar al pecador.
Misericordia inmensa él mostró; Su gran amor me alcanzó.

¡Grande misterio! Dios el inmortal muriendo en la cruz entregó su ser;
Ni mente humana ni angelical jamás lo puede comprender.
Inexplicable es el infinito amor que demostró mi Salvador.

En vil prisión mi alma padeció, atada en pecado y oscuridad;
Pronto en mi celda resplandeció la clara luz de su verdad.
Cristo las férreas cadenas destruyó; quedé ya libre, ¡Gloria a Dios!

Hoy ya no temo la condenación; Jesús es mi Señor, y yo suyo soy.
Vivo en él que es mi salvación, vestido en su justicia voy.
Libre acceso al Padre gozo ya y entrada al trono celestial.

-Charles Wesley

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: