Archive for ‘Juan Pablo Cruz’

23 enero, 2013

LA PERSECUSION DE LA IGLESIA

Estas cosas os he hablado, para que no tengáis tropiezo. Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios. Y harán esto porque no conocen al Padre ni a mí. Mas os he dicho estas cosas, para que cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho. Juan 16:1-4

Meditando acerca de la persecución encontré este texto, que es de gran aliento para el pueblo de Dios en medio de la realidad que ha vivido la iglesia y que tendrá que vivir. Hemos oído y leído mucho acerca de este tema, y a muchos les causa un miedo y una zozobra en esta vida, cuando piensan en estas cosas, leemos libros de historia, donde nos cuentan como sufrieron muchos mártires de la iglesia pero aun con todas estas cosas no nos imaginamos en verdad como será esto.

Lo que quiero compartir en este momento es una perspectiva del gran conflicto que habrá en nosotros, un conflicto que esta expresado en este pasaje. Por un lado siempre hemos oído lo que el Señor advierte claramente: que va a haber persecución. Sin duda que la muerte es un tema clave en esta persecución, pero el conflicto del que quiero hablarles no es este que termina con la muerte de algunos de nuestros hermanos, más bien es: la dinámica de las cosas, como ocurrirán.

Nosotros por la fe, por la obra de Dios, por el Espíritu Santo sabemos que tenemos la verdad, la verdad más grande y maravillosa, la voz de Dios mismo, su palabra inspirada. Como cristianos empezamos a aprender de él, a vivir, empezamos a ver lo que él ve como bueno y lo que él ve como malo, empezamos a ver la vida con sus ojos, y va llegando el momento en el que él y su reino son lo más importante para nosotros.
En ese proceso nos encontramos viviendo en “el mundo”, lo que no solamente significa que somos opuestos, que tenemos ideales diferentes sino que profundamente la verdad para el mundo es otra, de manera que cuando vamos a predicar el evangelio de Jesucristo sabiendo y creyendo firmemente que es la verdad, no estrellamos con personas que piensan todo lo contrario. Uno trata de convencerlos, uno muestra sus mejores argumentos bíblicos, citamos los santos escritores bíblicos, los citamos bien, con propiedad, y aunque las personas no crean en Cristo esperamos que esta demostración de la verdad ayude a que ellos digan al menos: bueno usted está en lo cierto.

Pero la terrible noticia es que no es así, hacemos nuestros mejores esfuerzos demostrando la verdad, demostrando el evangelio de Jesucristo y ¿Qué encontramos? Que ellos se burlan de lo que para nosotros es la verdad, entre más nos esforzamos por mostrarles la verdad de Dios, mas la niegan, niegan que la biblia sea palabra de Dios, niegan que sea la verdad, niegan los postulados bíblicos y divinos y al mismo tiempo ponen al mismo nivel de la palabra de Dios sus ideas, y la discusión pasa al plano de lo que cada uno piensa y cree, de manera que la palabra de Dios viene a ser solo un pensamiento entre millones de pensamientos, lo que obviamente nosotros pensamos que es un error.

Más aun, no solo un pensamiento mas, sino un pensamiento feo, un pensamiento que la gente rechaza y fuertemente. Por ejemplo: levantamos la voz contra algún pecado, que la biblia señala como pecado y condena y nos dicen;
– Pero ustedes son radicales, ignorantes, atrasados, fanáticos.

– Claro que no es así… eso es lo que Dios piensa –Respondemos-

– Falsos, Dios no dice eso, Dios no es así, Dios es amor, Dios quiere nuestro bien.

– Pero eso es lo que dice la biblia.

– Ah, pero es que ese libro es falso, es amañado, escrito por fanáticos abusivos.

Y empezamos a sufrir este conflicto, porque nosotros sabemos que es la verdad, no tenemos duda de ello, pero aquellos que están en contra se paran firmes a ofendernos, a la biblia, a nuestro Dios y dicen que estamos equivocados. Empezamos a sufrir internamente, nos entristece, nos abruma esto, oramos, pedimos fuerzas al Señor, nos parece raro, ilógico que la gente sea así, que la gente rechace a Dios, nuestros amigos toman una posición similar, hasta algunos de nuestros familiares nos rechazan por el evangelio, también dicen que somos abusivos, exagerados, extremistas, sufrimos esta tragedia y no podemos entender, por qué, cómo vamos a ellos con la verdad, esperamos que ellos queden deslumbrados con la gloriosa luz del evangelio.

Sabemos también que siempre causaremos esto en la sociedad, siempre que la iglesia este siendo sal y luz causaremos esto (2 Tim. 3:12; Mateo 5:10). Pero nos damos cuenta a pesar de nuestras buenas intenciones para ellos, lo odian, lo rechazan y con él a nosotros y en la mente de ellos somos abusivos, y malos, hasta tal punto que nos golpean, como a Pablo (entre otros):

El sumo sacerdote Ananías ordenó entonces a los que estaban junto a él, que le golpeasen en la boca. Hch 23:2.

Y nos han llevado y llevaran a la muerte, como dijo el señor.

Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios. Juan 16:2

Así que el conflicto no es simplemente que van a perseguir a la iglesia y la trataran de acabar, el conflicto es que harán eso con la idea de que ellos están haciendo lo correcto y nosotros no, es decir, seremos lo peor de nuestra sociedad, seremos y hemos sido rechazados con la idea de que hay que acabarnos porque somos malos, somos terribles, somos escoria en nuestra sociedad y “no hay que dejar seguir este grupo de cristianos perversos”. Ese es el conflicto, eso nos afectara terriblemente, será una injusticia, claro, pero ellos han pensado y pensaran que le están haciendo una favor al mundo, un favor a la sociedad, que nosotros somos los malos en términos coloquiales y hasta pensaran que le están haciendo un servicio a Dios. Con esa idea nos mataran, con esa idea nos perseguirán, con la idea de que ellos sirven a Dios, hacen el bien y nosotros el mal.

Es en verdad una situación dura, en muchos casos no llegaremos a demostrar que ellos están equivocados y seremos muertos como aquellos que lo merecían por su maldad.

Y harán esto porque no conocen al Padre ni a mí. Mas os he dicho estas cosas, para que cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho. Juan 16:3-4.

Aun en medio de esta situación terrible el Señor tiene unas palabras de aliento,

“Ellos están equivocados. Son ellos los equivocados. Ellos no conocen a Dios ni a su glorioso Hijo nuestro Salvador”. Esta es la realidad que la iglesia ha vivido y seguirá viviendo. Pero; ¡animo hermanos! el Señor nos escribió esto para que no tengamos tropiezo, para darnos aliento, para que recordemos que ya nos lo había dicho y si hemos de sufrir por su nombre vayamos como él fue, como oveja fue llevado al matadero, ¿Por qué ha de ser diferente con nosotros? A él no le creyeron, antes le decían: si eres hijo de Dios sálvate a ti mismo. ¿Por qué ha de ser diferente con nosotros? Si no le creyeron a él, no nos creerán a nosotros, seremos perseguidos y muertos como aquellos que no tienen la razón.

Pero escuchen:

SI TENEMOS LA RAZÓN

SI CONOCEMOS A DIOS

SI CONOCEMOS A JESÚS

Fortalezcámonos entonces en estas palabras maravillosas de nuestro Señor y que Dios nos de la fuerza para esos días.

Pastor. Juan Pablo Cruz.

21 diciembre, 2012

UN LIDER CONFORME AL CORAZON DE DIOS

En el capítulo 8 del 1 libro de Samuel tenemos aquel evento en el que el pueblo de Israel le pidió a Samuel que pusiera rey sobre ellos. El pueblo quería ser gobernado como lo eran todas las naciones que los rodeaban, es decir, tenían en su corazón el deseo de tener los lideres que tenía el resto del “mundo”, no les interesaba ni el modelo ni el plan de Dios sino que su tendencia era ser igual a los que estaban a su alrededor.

Pero esto no era nuevo, ya lo habían intentado antes. En el libro de los Jueces (8:22-23) leemos:

Y los israelitas dijeron a Gedeón: Sé nuestro señor, tú, y tu hijo, y tu nieto; pues que nos has librado de mano de Madián. Mas Gedeón respondió: No seré señor sobre vosotros, ni mi hijo os señoreará: Jehová señoreará sobre vosotros.

El corazón del pueblo estaba inclinado a tener su propio modelo de gobierno y un modelo que no era el del Señor y es así que en 1 Sam. 8:5 le piden a Samuel que les coloque un rey.

y le dijeron: He aquí tú has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos; por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones.

Esta petición evidentemente le pareció mala a Samuel, porque ese no era el modelo de Dios ni el ideal, así que ora y Dios le dice que les va a colocar rey concediendo su petición, pero que les advierta de los sufrimientos que iban a tener al estar bajo un rey. Pero aun oyendo todas estas advertencias, se obstinaron y dijeron ¡queremos rey, queremos rey! Y lo obtuvieron. Sin embargo, lo más interesante y lo que deseo resaltar es que ellos tuvieron lo que querían: ¡Un líder conforme a sus propios corazones! Ellos obtuvieron un líder conforme al corazón del pueblo, con sus mismas inclinaciones y prioridades, con sus mismos pecados, con sus mismos deseos de complacer sus anhelos carnales y no a Dios.

Todos sabemos el miserable fin de esta historia, triste en verdad, un fin de destrucción para el pueblo. El cuadro repetitivo de las Escrituras en el libro de los Reyes y Crónicas es que siempre que un líder malo se levantaba entre el pueblo de Israel, mas mal le traía al pueblo.

Pero luego de esto, vemos que a pesar de esto, Dios en su gran misericordia hacia el pueblo que pidió un rey conforme a sus pasiones pecaminosas, desecha a Saúl y les dice que ahora les daría un líder conforme – no al corazón de este pueblo-, sino conforme al corazón de Dios (Cf. 1 Sam.13:14). Este hombre es David y como todos sabemos, un hombre del que se dice en las Sagradas Escrituras que es conforme al corazón de Dios.

Dos tipos de líderes

Así que podemos concluir la existencia de dos tipos de líderes aquí: Uno conforme al corazón del pueblo y Otro conforme al corazón de Dios. Evidentemente el segundo tipo de líder es el designado por Dios, por excelencia y para el bienestar de su Pueblo.

Ahora sin ir más lejos, lo que debemos pensar es: ¿Qué tipo de líder desea usted?, ¿Uno conforme a su corazón o uno conforme al corazón de Dios?

Lamentablemente hay que decirlo, en términos generales, muchos hermanos o personas en las iglesias buscan y andan tras uno conforme a sus propios corazones. Muchas personas viven paseando de iglesia en iglesia hasta que consiguen aquel líder que se adapta perfectamente a sus deseos y deseos de todo tipo. Es un líder que dice y hace lo que se identifica con sus propias debilidades pecaminosas. Cuyos procedimientos no incomodan sus pecados y por eso lo honran como su líder. Claro que esto puede hacerse de una forma inadvertida o intencional, pero el fin es el mismo.

Es así que estas personas que no se han sujetado a sus pastores por algún pecado que este no les consintió, (y que no debería hacerlo según las Escrituras) buscan y buscan algún líder que les consienta su maldad hasta que lo encuentran y esa es su iglesia ideal y su “rey”. Otros, si el pastor de su iglesia no les coloca en algún cargo, el que ellos esperan, buscan y buscan hasta que encuentran aquel líder que les de ese cargo, pasean por todas las iglesias que necesiten para lograrlo, hasta que por fin encuentran a este líder conforme a sus corazones que les de lo que quieren.

Tenemos un turismo inter eclesial, que revela la falta de un entendimiento Bíblico acerca de la doctrina de la iglesia, pero aun mas un turismo en el que se busca a como dé lugar, el líder que cada uno desea, el líder de sus preferencias, el líder conforme a sus corazones.

¡Hermanos queridos! Debemos entender que el líder que es conforme al corazón de Dios, no se parece muchas veces en nada al ideal que nosotros tenemos. Al mismo Samuel le costó entender que era David y no uno de sus hermanos, (Cf. 1 Sam. 16:7). Pero ese líder que Dios escoge, es el que nos va a servir de acuerdo a los planes divinos, es ese el que nos va a edificar. Sí, muchas veces será la piedra en el zapato para nosotros, pero Dios lo puso allí para que nos frene, para que nos detenga, para que nos ponga alto en el camino, también para que nos impulse adelante en el camino cristiano ¡Qué gran error andar buscando y buscando uno que se adapte a mí! ¡Ese será el lazo de perdición de muchos!

La Biblia es nuestra gran luz al respecto y dice en Hebreos 13:17: Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos. No importa que a usted no le guste, no importa que muchas veces sea su obstáculo, más bien de gracias a Dios que él lo frene en su carrera hacia el pecado, no importa que no lo ponga a dirigir cuando usted quiere, o a hacer cualquier cosa, si él piensa que usted no está preparado, obedezca y sujétese. Ese fue el pastor que Dios le dio, no busque uno conforme a su corazón, deléitese en aquel que es conforme al corazón de Dios, aunque eso no le haga mucha gracia a usted.

Obedezca y sujétese, porque si no hace esto, no está desechando a su pastor sino a Dios mismo.

Y dijo… porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos. (1Sam. 8:7)

– Pastor Juan Pablo Cruz

6 diciembre, 2012

Carta a la emisora BBN radio

Señores:
EMISORA BBN RADIO.

Apreciados hermanos:

Les saludamos cordialmente en el espíritu cristiano. Queremos mediante esta carta hacer un respetuoso pero serio llamado a la reflexión, acerca de qué tanto todos los programas que salen al aire son consecuentes con el propósito, que según se afirma en las páginas web de esta cadena radial, para el cual fue creada esta emisora.

Si el propósito principal es dar a conocer el evangelio mediante una cuidadosa divulgación y enseñanza de la Palabra de Dios, entonces consideramos que programas que se dedican a criticar y ridiculizar de manera liviana, irresponsable, indocta y sin la mínima compasión cristiana ciertas corrientes teológicas del cristianismo histórico, no están haciendo justicia a la razón de ser de una emisora que hemos admirado, recomendado y apoyado a través de los años por su seriedad en el tratamiento de los diversos temas.

Puntualmente nos referimos al programa “SEMILLAS AL AIRE” de Raúl Ferrer de las nueve y media de la mañana, donde de manera muy superficial y burda se está pretendiendo socavar con falacias (Esto, porque los conceptos que el Sr. Ferrer cita como calvinismo, es una malformación de lo que realmente creemos y no corresponde en su totalidad sino a una edición propia que él hace del cristianismo reformado histórico.) las grandes verdades bíblicas que fueron expuestas nuevamente a la luz en el siglo XVI y sostenidas por las iglesias históricas bautistas y presbiterianas, las cuales fueron el instrumento a través del cual Dios reformó a su iglesia, sacándola de la oscuridad y superstición pagana en que se encontraba inmersa durante siglos. Y no solo esto, sino que bajo la bendición de Dios estas mismas doctrinas llamadas calvinistas, juiciosamente proclamadas y bien trazadas generaron genuinos avivamientos que dieron como fruto la transformación del orden religioso, social y político de su época. Deliberadamente se está ignorando que estás grandes doctrinas de la reforma fueron sostenidas y proclamadas por otros grandes siervos de Dios, que han sido ampliamente reconocidos por su sana ortodoxia bíblica como Juan Nox, Juan Bunyan, John Newton, Mathew Henry, George Whitefield el gran teólogo americano Jonathan Edwards, Carlos Spurgeon, James P. Boyce, Basil Manly, John A. Broadus, B. H. Carroll, William Carey, Adoniram Judson, Luther Rice y una basta pléyade de exponentes de estas grandes doctrinas, por lo que sería, por decir lo menos, poco inteligente, desconsiderado y osado insinuar que fueron predicadores de doctrinas sospechosas, poco confiables y de tinte herético y así convertirlos de un plumazo en grandes heresiarcas. Por lo anterior entiéndase también que toda comunidad cristiana bíblica encuentra en estas iglesias y doctrinas sus raíces, siendo sus deudores todos aquellos que nos consideramos parte del cristianismo evangélico y bíblico. Por tal razón consideramos que un programa de esta naturaleza no hace justicia a la edificación de la iglesia que Dios está conduciendo a través de los siglos.

Así pues, vemos con gran preocupación que un trabajo de tanta excelencia como el que busca realizar esta emisora, esté deslizándose por un sendero que conduce a la controversia y crítica cáustica y malsana, que desembocará en la pérdida de confianza y peor aún en el descrédito de un esfuerzo tan valioso como el que ustedes hacen a través de este medio de comunicación.

En consecuencia, respetuosamente solicitamos que salgan del aire todo tipo de programas que como se dijo anteriormente, no guardan armonía con el propósito de la emisora. Les pedimos también que por favor busquen en alguna manera resarcir la desinformación entregada a los oyentes en estos espacios radiales y la ofensa causada a quienes confesamos sinceramente estas doctrinas en un espíritu pacífico. Agradeciendo de antemano el interés que sabemos prestarán a la presente, quedamos a sus órdenes y a la espera de sus comentarios sobre este asunto.

Sus servidores en la causa del Reino de Dios,

Cordialmente

FRATERNIDAD DE IGLESIAS BAUTISTAS

17 mayo, 2012

EL CORAZÓN PASTORAL

Algunos hermanos luchan con sus pastores, muchas veces los ven casi que como sus enemigos, a veces los pastores son como la piedra en el zapato de muchos hermanos y esto básicamente en razón de la labor que hay que hacer con la iglesia, a veces nos olvidamos que el Señor Jesús vino a librar, a salvar a su pueblo de sus pecados y por lo tanto una de las tareas del ministro es ayudar a los hermanos a dejar sus pecados, a arrancar sus pecados, a santificarse, en ese proceso los pastores enseñan, exhortan, le suplican a los hermanos que dejen sus pecados, oran por ellos, y en otras ocasiones tienen que usar la vara, tienen que pararse firme frente a los hermanos, tienen que apuntar hacia el error, tienen que ser fuertes y decir “así no es hermanos” y, al pararse firmes muchas veces son tratados de duros, faltos de amor, y otras cosas, pero nada más lejos de la realidad. Los pastores de Jesucristo aman sus ovejas, están dispuestos a todo por ellas, y sufren mucho porque tienen un corazón pastoral.

Quiero resaltar la obra del profeta Samuel, es un tema que no puede pasar desapercibido ante nuestros ojos, y le he llamado el corazón pastoral de Samuel porque en estos versos podemos ver ese corazón que tenia este hombre.

En 1 Samuel 15:11 y 12 Lo primero que vemos aquí es que Samuel esta en otro lado no sabe que está pasando en la guerra, y Dios le habla y le dice Dios le dice que Saúl es un desobediente, que no quiso oír su voz, que no hizo caso.

Y vemos aquí hermanos, que Samuel se entristeció, y fue tal la condición en la que estaba que dice: Y se apesadumbró Samuel, y clamó a Jehová toda aquella noche. Toda esa noche el paso orando hermanos, no sabemos qué dijo, no sabemos cuáles fueron sus palabras pero de seguro que estaba intercediendo por Saúl. Luego al otro día madrugo a ir a ver al rey, está preocupado por este asunto, no está tranquilo, no durmió y además madrugo a ver qué está pasando.

Está muy preocupado pero noten que cuando esta frente a Saúl no lo consiente, no consiente su maldad, Samuel se para del lado de Dios, a reclamarle a Saúl, sin embargo su corazón esta entristecido por Saúl, toma una posición correcta, le muestra a Saúl que está muy mal lo que ha hecho, le declara la palabra de Dios, le dice que Dios lo rechazo, que le va a ir mal y al mismo tiempo el corazón de Samuel esta triste por Saúl. Porque muchos hermanos cuando sus pastores los reprenden los ven como sus enemigos, pero por dentro están sufriendo por ellos.

1 Samuel 15:35… y Samuel lloraba a Saúl; Noten hermanos que dice lloraba Samuel, no lloro un día, esta es una palabra que nos muestra una acción continua, lloraba Samuel a Saúl. Lloraba continuamente, lloraba día y noche a Saúl, No lo volvió a ver porque como Dios lo rechazo Samuel toma la actitud que debe tomar.

Vean por ejemplo 1 Corintios 5:11 Cuando una persona persiste en su pecado dentro de la iglesia y hay que excomulgarla Pablo dice no se junten con esa persona, ni siquiera coman con esa persona y así debe ser, si una persona llamándose cristiana vive en oposición a Dios, ofendiendo a Dios y no se corrige, no hace caso, se excomulga y la relación con esa persona debe cambiar. (Para que reconozca su error)

Eso paso con Samuel, Dios desecho a Saúl por lo tanto nunca más Samuel lo volvió a ver, nunca lo busco, nunca hablo mas con él, porque Dios lo desecho por completo, pero hermanos todos los días, día y noche Samuel lloraba a Saúl, Samuel sabia qué le esperaba a Saúl, ni siquiera Saúl mismo sabia que le esperaba por su maldad, por su pecado, pero Samuel más que nadie lo sabe, el hombre de Dios el que le predicaba la palabra, el que hablaba las palabras de Dios el si sabía lo que le esperaba a Saúl y lo lloraba día y noche, triste por esa persona. Porque los pastores sufren por sus ovejas, aunque le dan con la vara, no están felices de darles con la vara, porque aman a sus ovejas.

Ahora alguno podrá decir si pastor pero Saúl no era una oveja a lo cual digo que estoy de acuerdo pero acaso cuando no lo sabemos ¿no los cuidamos como si lo fueran?

Miren como lo dice Pablo, Gálatas 4:19 Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros; es simplemente indescriptible y fuerte la tristeza que da ver un hermano o hermana en su pecado, en su rebeldía, en su obstinación

Filipenses 3:17 y 18… y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; La advertencia que Pablo les hace es con lagrimas ellos no las ven porque recibieron esta carta tiempo después de que la escribió pero él estaba llorando de saber que estos eran enemigos de la cruz de CRISTO, que estaban en la iglesia pero son enemigos y además podían poner tropiezo a los hermanos.

Hermanos el corazón pastoral muchas veces es incomprendido por los hermanos, por que como al mismo tiempo el pastor de Dios debe tomar la actitud firme de Samuel y a favor de Dios y sus mandatos, por dentro la tristeza por la persona pecadora es enorme, porque solamente los pastores saben la desgracia que hay y que viene a la vida de sus ovejas.

Dios desde tiempos antiguos designo comunicarse con la gente por medio de otra gente, así es que Dios hablaba por medio de profetas, hizo que su palabra la escribieran hombres de Dios, y Dios designo a sus pastores para comunicarse con sus hijos, nosotros simples hombres pecadores tenemos el gran privilegio de hablar en nombre de Dios. Aunque su pastor los exhorte, los amoneste, les hable firme, los discipline, los corrija, aunque use la vara, aunque no lo deje dirigir un día, aunque lo quite de alguna actividad, entienda que eso es por su bien, Dios puso a los pastores y les dio autoridad por encima de usted, y ustedes le deben a sus pastores respeto, obediencia y sumisión, Dios ha querido que usted sea edificado por medio de sus pastores, Dios ha querido que usted aprenda por ellos, que crezca por ellos y por lo tanto lo que ellos le dicen conforme a la palabra de Dios debe ser obedecido, Eso le da a usted crecimiento espiritual.

Pero escuchen: su pastor los ama, a su pastor le duele su pecado, a su pastor le atormenta sus ofensas a Dios, su pastor le perdona las ofensas personales con el propósito de que usted crezca y sea salvo, su pastor sabe que su alma está mal y cuándo está mal, y se tortura porque no puede hacer nada mas por usted, cuando usted esta obstinado no puede hacer nada por usted, si usted no quiere obedecer no puede hacer nada mas, orar y hablarle, pero si usted no quiere cambiar, no quiere obedecer, lo único es sentir dolores de parto hasta que CRISTO sea formado en ustedes.

Pastor: Juan Pablo Cruz

25 noviembre, 2011

LA NEGLIGENCIA EN LAS COSAS DE DIOS

Cuando era niño uno de mis mayores deseos era ser un predicador, soñaba con eso, me inspiraba mucho la misma iglesia, mis pastores, el contexto eclesial, me hacia soñar y pensar mucho acerca de lo maravilloso del ministerio, de servir a Dios, y servir a muchas personas que pueden salvarse y edificarse por Dios usando un hombre como yo en ese servicio.

Personajes como Elías, Moisés, Josué, Pablo, Pedro, entre otros, que dejaban muchas cosas por seguir a su señor eran una especie de héroes para mí, un pasaje maravilloso tiene eco en mi vida.

Heb 11:24-26 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

Hombres que amaron a Dios y por lo tanto su obra.

Aun con todas mis imperfecciones ese pensamiento y anhelo era una maravilla. Esa era una pasión que llenó mi vida desde muy corta edad y notaba que no era el único, muchos hermanos de la iglesia amaban eso, ellos querían servir al señor, era una delicia, aun con todas las cargas que traía, hermanos que sin ningún reparo estaban a las cinco de la mañana orando a Dios, principalmente por su obra, que Dios nos diera su bendición al predicar, al evangelizar. Hermanos que aun llegando cansados de trabajar estaban presentes y activos en el servicio de oración, firmes buscando de Dios y trabajando por su obra, ese fue el clima de mi niñez y marcó grandemente mi vida.

Ahora como pastor de una iglesia, “cumpliendo mi sueño” lleno de luchas y alegrías y sobretodo esperando de Dios cada día su bendición, veo con gran tristeza que muchos hermanos de las iglesias (por no decir la mayoría), no tienen en lo mas mínimo un deseo así como el que teníamos en aquel entonces, los sueños de muchos no son predicar, no son evangelizar, no son servir a Dios, los sueños de muchos están en cosas buenas como sus carreras, sus familias, pero no en el glorioso reino de Dios, no en las cosas mejores, no distribuyen su vida en su respectivo orden de prioridades como lo enseña la Biblia sino que solo se dedican a sus cosas, ¿Qué pasara? Es la pregunta que ronda mi mente, ¿será que nosotros los pastores no “inspiramos eso en los hermanos”? ¿Será que la frialdad de las iglesias ha aumentado tanto como para que ya no haya amor por la obra?

Lo cierto es que muchos hermanos en nuestras iglesias no aman las cosas de Dios, los servicios de oración en muchas iglesias son vacíos, los llamados a evangelizar encuentran una coraza en los oídos de la iglesia, están endurecidos sus corazones y sus oídos cerrados a cualquier exhortación de asistir al servicio de oración o de ir a evangelizar, cuando se da un anuncio como esos los hermanos se muestran ausentes, ¿acaso ese no es el deseo de Dios que nosotros estemos en esas cosas activos, unánimes? ¿Acaso esa no fue la practica maravillosa de la iglesia primitiva? ¿No era la perseverancia en las cosas de Dios la que caracterizaba a la iglesia de Dios en el nuevo testamento?

Hch 2:42-47 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.

Aun hoy los estudiantes de teología, los que creemos que aman mas al Señor y mas su obra, que están más impactados por la palabra de Dios, aquellos que pensamos aman la Biblia, aman las disciplinas bíblicas, son negligentes en sus estudios, en sus tareas, en sus responsabilidades, pudiéramos decir que están mejor que los demás hermanos pero no mucho, en realidad.

El pecado crea su efecto, el pecado cumple con su propósito de enfriar, las almas de muchos de nuestros hermanos, el pecado cada vez que lo hemos dejado vencer nos atrapa mas y mas al punto de hacernos creer que todo está bien cuando no es así, como decía John Owen: si el pecado no es frenado, si no es continuamente mortificado, entonces producirá pecados dominantes y escandalosos que dañaran nuestra vida espiritual.
O mejor aun como lo dice la escritura:

Heb 3:12-13 Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.

Me temo hermanos que la razón por la cual las cosas de Dios no son el sueño de la iglesia hoy se debe al engaño del pecado, a la dureza que causa, todo hombre de Dios, toda mujer de Dios, ama la obra de Dios, ama las cosas de Dios, se enternece a oír la voz de Dios y vive, ¿Qué pasa entonces cuando esto no es así? Bueno se ha dejado engañar por su pecado, se ha dejado endurecer, y allí viene la terrible advertencia del Señor,

Apo 3:14-17 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.

Hermano la cruda realidad es que nuestro mayor sueño no son las cosas de Dios por que decimos, soy rico y me he enriquecido, no necesito orar, no necesito servicio de oración, no necesito estudiar la Biblia ¡soy rico! no necesito evangelizar, ¡soy rico! no necesito ser un buen estudiante de la Biblia, ¡soy rico! no necesito hacerle caso a Dios ¡soy rico! no necesito las cosas de Dios, ¡soy rico! Pero no lo somos no somos ricos, el mismo Señor nos lo dice. Y no sabes que tú eres…

¡Oh hermanos! que terrible es la situación de la iglesia así, esto es lo peor que nos puede pasar que los cristianos no amen las cosas de Dios. Pero escuchemos el consejo de Dios hermanos.

Apo 3:18-22 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Si necesitamos a Dios, así que necesitamos orar, necesitamos estudiar su palabra, necesitamos los servicios de oración, necesitamos ser sus siervos, necesitamos obedecerle. Necesitamos las cosas Dios y esas cosas solo vienen de él.

Hermanos no sigamos viviendo en la frialdad de una vida ensimismada, comprometámonos con las cosas de Dios, seamos parte de su reino, de su plan, lo maravilloso de ser cristiano no es solo qué podemos recibir de Dios sino también lo que él quiere que demos. Sus beneficios sí, pero también su misión, de darle la gloria a Dios pero además de su servicio, todo hombre y mujer, grandes y chicos dejemos la vida de vanidad que muchas veces llevamos y entendamos que somos ciudadanos del reino de Dios y debemos por tanto asumir nuestras responsabilidades y vivirlas, que amemos ese reino, que amemos sus tareas, que amemos lo que Dios ama hermanos, que amemos las cosas de Dios, pero eso no viene a nosotros por arte de magia, debemos arrepentirnos de ser fríos, de no estar comprometidos y cambiar eso desde lo profundo de nuestro ser hasta la práctica. Que la iglesia muestre ese amor.

Y que el Señor nos ayude para que amemos las cosas de Dios.

-Juan Pablo Cruz