¿DIOS SE ARREPIENTE? (II)

Algunos Datos adicionales

Dijimos que nos íbamos a dirigir de lo más fácil a lo más complejo y por ahora, hay asuntos muy claros que nos ayudarán a entender el tema. Le ruego tenga paciencia con esta argumentación, pues el entendimiento del tema no viene de primera mano y debemos ir paso a paso, profundamente, para entender un poco más.

Cada vez que se habla de arrepentimiento en Dios se habla en un contexto de juicio al hombre.

Si rectificamos todos los textos que dicen que Dios se arrepintió, los encontramos en un ambiente específico y no en todo ambiente. Esta expresión se presenta cuando el hombre ha desafiado constantemente al Señor y su Palabra y no ha corregido su camino. Además ninguno de estos casos viene repentinamente sino como consecuencia de haber desechado por mucho tiempo la paciencia de Dios. Es tanto así, que en los textos que usan la expresión: Dios se arrepintió, pasó mucho tiempo cuando Dios mostró su bondad, misericordia, paciencia, pero el hombre rebelde llenó la medida de su maldad, desafiando directamente a Dios.

Es necesario entender esto porque reduce dramáticamente el concepto de arrepentimiento en Dios y nos lo sitúa en un contexto específico. Dios es santo y justo y solo porque también es paciente, no ejecuta su juicio inmediatamente el pecado es cometido, aunque si lo hace, está en su derecho. El hombre no tiene que transgredir 1000 veces una ley para ser alcanzado por La justicia divina, con una sola basta. Seguro que Dios trae juicio y si lo hace, es justo porque no traería juicio si no hubiese pecado. Pero lo maravilloso es que es lento para la ira y grande en misericordia y en general, siempre ha querido mostrar su paciencia y retardar su juicio. Pero llega el momento cuando ejecuta lo que es justo.

El arrepentimiento de Dios tiene que ver con el arrepentimiento del hombre.

Sea que el hombre se haya arrepentido de su maldad o no se haya arrepentido de su maldad, la biblia nos narra que el arrepentimiento divino tiene que ver con esto. A Dios le dolió haber hecho al hombre porque avanzaba en su pecado sin control, sin arrepentimiento, así que Dios se arrepintió de haberlo hecho y trajo el diluvio. Al Señor le pesó haber puesto a Saúl como rey porque aquel podía andar en sus caminos sin tener en cuenta a Dios y no se arrepentía. Como vemos el no arrepentimiento por parte del hombre hizo que Dios se arrepintiera.

De otro lado, vemos que el pueblo de Dios en ocasiones se arrepintió, Nínive, una nación gentil, también lo hizo y Dios se arrepintió del mal que había anunciado traerles si no se convertían. Como vemos el arrepentimiento del hombre hizo que Dios se arrepintiera.

Dios es el que produce el arrepentimiento en los individuos

Es aquí donde abordamos un asunto que nunca podremos entender a cabalidad y es que el hombre por su condición de pecado que trae desde que es concebido, está totalmente incapacitado para responder al llamado que Dios le hace al arrepentimiento de su pecado (Ef.2:1,ss), aunque es responsable de arrepentirse. Siendo así, la Biblia nos narra que si bien es el individuo quien se arrepiente, es Dios quien produjo ese arrepentimiento y no es algo que naturalmente venga del hombre (Hch.5:31; 11:18; 2 Tim.2:25). Eso quiere decir que el hombre no se puede arrepentir por sí mismo, sino que es Dios quien le concede como un don el arrepentimiento.

De otro lado podemos entender que si Dios manda a arrepentirse a todo hombre de su mal camino y convertirse a Él y vemos que individuos responden a Dios arrepintiéndose, es porque Dios mismo les concedió que se arrepintieran, de lo contrario nunca hubiesen podido hacerlo. Es así que sea lo que sea que signifique el arrepentimiento en Dios, debemos saber que éste está ligado al arrepentimiento del hombre que Dios mismo produce o no según su voluntad.

¿Qué tal si reunimos los datos?

Para el momento y antes de explicar finalmente que quiere decir la biblia con arrepentimiento en Dios, en nuestra mente debe estar lo siguiente: Cuando la biblia habla de arrepentimiento en Dios no está hablando del mismo arrepentimiento que vemos en el hombre quien puede arrepentirse por maldad, incapacidad o reflexión. Dios no puede arrepentirse de esa forma porque Dios es santo, todopoderoso y ha hecho un plan que no puede ser mejorado pues es perfecto como Dios lo es. Además, para esta altura, debemos entender que el arrepentimiento en Dios siempre viene en un contexto de juicio al hombre y que tiene que ver con el arrepentimiento del hombre mismo. Pero concluíamos que este arrepentimiento humano, es provisto soberanamente por Dios.

Así que:

1. Cuando vemos que la Biblia habla del dolor, pesadumbre y arrepentimiento en Dios nos da a entender por un lado, la tristeza y desagrado real de Dios a causa del mal comportamiento del ser humano impenitente. Es decir, en muchos de estos textos puede ser parafraseado como que le dolió a Dios el estado del hombre o su pecado. En un sentido absoluto Dios no puede tener sentimientos como los nuestros, pues los nuestros son reaccionarios o debilidades o modificaciones en el carácter, asunto que en Dios no se presenta. De nosotros se puede decir que en ocasiones nos dejamos llevar por ellos pero no así con Dios.

De este lado de la eternidad solo nos toca tener en cuenta que los ‘sentimientos’ de Dios no son como los nuestros, en Él son perfectos, soberanos, no constituyen una debilidad patética en su carácter como los nuestros, ni son una reacción a las circunstancias. Sin embargo, Dios ha querido presentarse en las Escrituras como quien interactúa de manera real en todo asunto. Estas expresiones de los ‘sentimientos’ de Dios, nos señalan que Él es un Dios- Persona, no una energía impersonal, sino un Dios que interactúa con su creación de una forma real, pero soberana. Esto implica que aun sabiendo la reacción del hombre ante tal o cual circunstancia, se alegra, se entristece y responde al actuar del hombre.

2. Dios en su decreto ha establecido condiciones que si se cumplen, hacen que se desarrollen sus planes perfectamente. Dios en su decreto soberano, estableció muchas veces condiciones para llevar a cabo sus planes eternos. Dios quien ha establecido lo que va a acontecer también ha decretado el cómo va a cumplir sus decretos y allí entra la respuesta del hombre.

En el caso de Nínive, por ejemplo, Dios estableció el arrepentimiento de Nínive como condición para no destruirla. En el caso de Moisés y el pueblo de Israel, Moisés debía tomar el puesto de Mediador entre el pueblo y como tal debía interceder por el pueblo y de cumplirse esto Dios tendría misericordia. No nos debe parecer extraño, Dios ha decretado la salvación de muchos y ha puesto una condición, que ellos crean para que sean salvos. Así Dios de antemano sabe quiénes serán salvos porque así lo ha determinado en su decreto, pero también ha condicionado su salvación al hecho de creer en Cristo.

3. Las respuestas del hombre a sus condiciones no se salen de lo decretado. Eso quiere decir que cuando el hombre cumple las condiciones que Dios ha puesto para algo, recibe realmente lo que se le prometió si cumplía dicha condición, pero que esa respuesta del hombre cumpliendo esa condición, le fue dada por Dios como un don, porque también estaba en su decreto que la iba a cumplir.

Así, Dios no solo había mandado y establecido que los de Nínive se arrepintieran sino que había decretado desde antes de la fundación del mundo que los Ninivitas se arrepentirían y que Él obraría en misericordia. Los decretos de Dios, por supuesto están ocultos a los ojos del hombre y solo podemos guiarnos por su palabra escrita y en el caso del A.T. por su palabra hablada. Dios perfectamente sabía cuál sería la respuesta de Nínive, de Moisés y otros, ¡porque Él mismo lo había decretado! Así que no le tomó por sorpresa estas respuestas del hombre y les anunció lo que era Justo hacerles y lo que haría de encontrar arrepentimiento en ellos. Por supuesto Dios mismo concede arrepentimiento a alguien y cuando ellos cumplieron la condición, entonces Dios tuvo misericordia o se ‘arrepintió de hacerles mal’.

4. La expresión: Dios se arrepintió, debe ser vista como si Dios cambiara de parecer cuando se cumplen las condiciones establecidas por El dentro de sus planes eternos para el mundo y la humanidad. Pero es solo un lenguaje humano para referirse a la complejidad de asuntos que pasaron. Tal parece que Dios cambió de parecer porque había anunciado algo que finalmente no hizo. Pero podemos explicarlo, que en su decreto, decidió anunciar juicio como medio para que el hombre se conmoviera y se arrepintiera y si lo hacía, Él tendría misericordia. Luego Dios les concede el arrepentimiento y cuando ellos se arrepienten, les concede misericordia y no juicio. El hombre mira esto como arrepentimiento en Dios y es precisamente a todo este complejo de cosas a las que la Biblia le llama arrepentimiento divino.

CONCLUSIÓN

Cuando Dios en toda su justicia pudo haber traído juicio o destrucción y por supuesto, era lo que el hombre esperaba que sucediera, pero decidió dar una respuesta misericordiosa, la Biblia lo registra como arrepentimiento en Dios. Pero dejemos en claro que si su decreto hubiese sido la destrucción, no le concede a nadie cumplir con sus requisitos y trae su juicio. (Jeremías 7: 16). En algunos casos vemos el anuncio de Dios de obrar en su justa ira y si lo hubiese hecho era lo correcto. Sin embargo el pueblo se arrepiente, reconoce que lo que merecen es ira y se humillan ante Dios y Él en lugar de derramar lo que es justo, sigue obrando en misericordia y paciencia. Para nosotros Dios se arrepintió de hacernos mal por nuestro arrepentimiento, y aunque de una manera puede ser visto así, pero al mirar la otra cara de la moneda, Dios en su plan había decretado nuestro arrepentimiento y nos lo concedió, pues quería mostrar su misericordia anunciando su ira.

Aun así, Dios exige del hombre el cumplimiento de sus deberes, pues el hombre no debe guiarse por el decreto porque ni siquiera lo conoce. Es necio que el hombre piense acerca de lo que Dios habrá o no decretado y más bien debe atender a los mandatos de Dios a dejar el pecado y arrepentirse de si maldad. Así que lo oculto para el hombre son sus decretos, pero lo revelado, la Palabra de Dios es para nuestra guía. (Dt. 29: 29).

El hombre debería ser más rápido en reconocer su pecado y proceder al arrepentimiento pues es lo que Dios ha ordenado y sabrá que si se arrepiente, Dios tendrá misericordia y se arrepentirá de traerle el juicio que merece, pero también sabrá que si cumple dicha condición de arrepentirse, es porque Dios así se lo concedió de acuerdo a su plan inmutable. Solo a Dios sea la gloria.

Jorge E. Castañeda D.
Anuncios

One Comment to “¿DIOS SE ARREPIENTE? (II)”

  1. Gracias por sus aportes!!! Bendiciones!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: