EL CONCEJAL MARCO FIDEL RAMÍREZ

EL CONCEJAL MARCO FIDEL RAMÍREZ: UN EJEMPLO DE INTOLERANCIA

Sin duda que somos una sociedad que está en desarrollo. El contexto económico y político de nuestro país, evidencia serias renovaciones y progreso, que nos ha catalogado como uno de los países en crecimiento en la última década. Dicho progreso ha sido costoso, no solo por las dificultades propias de crecer, sino por los continuos enemigos e intereses personales con los que hemos aprendido a convivir y aun seguir progresando.

Seguramente hemos tenido que ir aprendiendo el valor de la tolerancia, definida en nuestro medio como el respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes a las propias. Tanto hemos escuchado este discurso, que ya empieza a calarnos en los oídos como de algo fundamental e indispensable para la convivencia y progreso de una nación.

Es bien sabido que el contexto religioso y moral no escapa de las discusiones de un país que emerge. Ya deberíamos saber de antemano, que en una diversidad que caracteriza nuestro pueblo, la tolerancia debería ser uno de esos principios que nos permiten convivir en armonía sin perseguir o satanizar a quienes no piensen como nosotros.

Y allí va, el senador Marco Fidel Ramírez, quien intentó hacer, lo que se le llamó, un control político al Canal Capital. Cuéntesele como el pecado imperdonable en una sociedad porque es el mejor ejemplo de una víctima de la intolerancia de la comunidad LGTBI. La tolerancia que se promulga hoy lamentablemente tiene una sola vía. Y esta vía ya tiene dueño, son los de dicha comunidad y a quienes intenten expugnarla, se les castiga con el rigor de la intolerancia y persecución.

La comunidad LGTBI, es la comunidad más intolerante que he presenciado, pues no aceptan una contradicción libre a sus ideas y prácticas. Piden tolerancia y convivencia en medio de una sociedad plural, cosas que ellos mismos no practican y ni desean hacerlo. Nos hallamos ante la dictadura e imposición obligada de las filosofías de esta comunidad, sin derecho a contradecir, claro, a costo de una persecución si se obra según ideas contrarias.

Ellos desean igualdad, pero están sumiendo a la sociedad en una desigualdad evidente. Piense, alguno puede quemar a un hombre o mujer con ácido en la cara, pudiera arrollar a niños con un automóvil, seguramente aparecerá en el rincón de un periódico y su suerte legal, seguirá un rumbo sin más contratiempos. Pero declararse contradictor de las filosofías homosexuales y tendrá un caso, una primera plana, discusiones, plenarias, denuncias, demandas y una vida insoportable después de ello, hasta amenazas, como es el caso del senador Ramírez.

La verdad es que a la hora de aspirar a un beneficio, seguramente llegará el momento (Por no decir que ha llegado), que los heterosexuales seremos discriminados porque la prelación la tendrá quien se confiese homosexual. Ellos no quieren tolerancia, ellos quieren privilegios por sobre toda la sociedad. Ellos no quieren igualdad, quieren el empoderamiento de sus prácticas por sobre las demás. Pues si lo único que desearan fuera igualdad, ¿Por qué andar hablando a diestra y siniestra de su orientación sexual? ¿No quieren ser tratados especialmente haciendo esto?

Esta filosofía de la tolerancia es hipócrita, porque si en verdad fuese tan fundamental como se nos quiere hacernos ver ¿Por qué combatir a la guerrilla y más bien no la toleramos? ¿Por qué combatir a la delincuencia y más bien somos tolerantes con sus ideas de ganarse la vida? ¿Por qué ir en contra de los violadores si su orientación y satisfacción sexual son distintas al resto de la comunidad y son una minoría? ¿Por qué no toleramos a los conductores ebrios? ¿Por qué no toleramos a los de los carruseles que han desangrado al país?

Piense por un momento, si de tolerancia se trata, estaríamos en la obligación de aplicarla a todo. Pero no es así, pues la tolerancia que hoy se promulga es solo de una vía y va en perjuicio del orden de una sociedad.

Como perjudicado por la tolerancia, yo mismo exijo que se tolere con altura, la posición del concejal Ramírez. Que se le respeten sus ideas, que se le permita exponer su caso, en un dialogo franco, directo, apoyado por los medios de comunicación, quienes, así como le han ridiculizado, deben darle el espacio de una conversación no tendenciosa y libre.

Y con él, que se nos permita a quienes somos abiertos contradictores a cada planteamiento que cruza la línea de la ley moral de Dios dada en la Palabra de Dios, la Biblia, expresar nuestro desacuerdo y esperar que se tenga en cuenta en aras de una sociedad diversa que escucha a las minorías, siendo los que promulgamos la excelencia de la Palabra de Dios y el evangelio, una minoría cada vez mas victima de la tolerancia de una sola vía.

Pastor Jorge E. Castañeda Delgado

Anuncios

2 comentarios to “EL CONCEJAL MARCO FIDEL RAMÍREZ”

  1. Gracias por su buen artículo, totalmente de acuerdo con la Intolerancioa a la que nso están llévando….

  2. Apreciado hermano Jorge, hemos llegado etapa sin regreso en el plan de Dios. Escuché alguna vez al pastor John Mac arthur decir que la humanidad enferma y separada de Dios, no sólo exige tolerancia sino que la niega rotundamente a quienes los ponen en evidencia. Ellos primero que todo rechazan la palabra de Dios (la quitan de en medio); segundo, establecen sus propias leyes morales ( a lo malo llaman bueno y viceversa), tercero, muestran un altísimo grado de intolerancia y finalmente estarán dispuestos a perseguir a quienes se les pongan en frente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: