Devocional Diario Privado (1)

Aceptando la realidad

Uno de los asuntos que más nos produce fatiga en el desarrollo espiritual como creyentes, es el considerar con cuanta dificultad logramos mantener una comunión diaria con Dios mediante nuestros devocionales privados. Es de lamentar que como hijos de Dios, uno de los asuntos que más nos debería seducir es el pasar muchos momentos al día con el Señor o al menos, ese momento diario a solas con Él. Pero precisamente vemos como éste está bajo continua presión y ataque ¡por nosotros mismos!

Como quienes han nacido de nuevo, los creyentes ven la necesidad de ahondar en su relación con el Señor a través de los medios que Él mismo ha provisto para ello. Sin embargo, la realidad de la vida actual es que -lograr tener y luego mantener una disciplina devocional-, es uno de los más grandes desafíos para los hijos de Dios hoy. Esto, debido a la resistencia natural del remanente de pecado que aun reside en ellos, pero también porque hacerlo, implica un reordenamiento de prioridades y del horario bien distinto al que tenían antes de conocer a Cristo.

Como sabrás, haber venido a Cristo lo demanda todo y es menester que la vida del creyente, muestre en verdad que es poseedor de una nueva vida y esta vida centrada en Dios, su reino y su justicia. Es más bien contradictorio ver que personas que se confiesan hijos del reino de Dios, siguen adelantando ‘su propio reino’, en el que no hay tiempo para incrementar su relación con Dios. Pero sin duda hay quienes añoran poder tener esa creciente comunión con Dios y luchan a diario para poderlo hacer.

El devocional Privado

Pues bien, una de esas maneras en que podemos tener y mantener una comunión más estrecha, cercana, intima con Dios, es el denominado devocional diario o devocional privado, o el tiempo a solas con el Señor. Pero para que podamos saber exactamente de lo que hablamos y a causa que muchos pueden tener un concepto distinto de ello, permítame definir a lo que vamos a hacer referencia cuando hablemos de devocional privado:

Se le llama devocional personal o privado a ese tiempo que el creyente dedica en su relación viva y personal con Dios para incrementar su conocimiento, devoción, dependencia y amor por el Señor. Se habla de personal y/o privado para diferenciarlo de las devociones familiares y eclesiales. Todas estas devociones son necesarias para el creyente, pero en esta ocasión nos centraremos en las privadas, personales, las que cada uno debe hacer solo frente a Dios.

Es muy necesario mantener nuestra idea de devocional privado en el estatus de una relación con Dios y no en un simple acto. La idea es que al tener una relación pacifica y amorosa con Dios por medio de Cristo, podamos incrementarla tal y como la incrementaríamos con otra persona. Seguro que si deseamos relacionarnos con una persona que hemos acabado de conocer y tenemos como propósito ser su mejor amigo, entonces nos acercaríamos de una manera viva, real, relacional, y no como es común encontrar hoy, unas relaciones de amistades a distancia y por computador o una relación ‘formal’.

No podemos pensar del devocional diario como un acto matutino o nocturno con el que cumplimos el mínimo requisito diario que se nos exige por ser hijos de Dios. Esto se parece más a un contrato laboral que a una relación con un Padre amante. Tampoco podemos situarlo como un bonito accesorio de la vida de los cristianos que ‘tienen tiempo’ pero que puede ser sustituido por un buen testimonio diario u otros.

Mantener a diario la comunión con Dios y entre un buen conjunto de cosas, mantener un devocional privado continuo, es de vital importancia para todos los hijos de Dios si es que anhelan conocer más al Señor, ser transformados según su carácter, madurar en la fe, incrementar sus virtudes espirituales, ser mas santos, tener la capacidad de luchar contra sus pecados y ser útiles para el camino del Señor. Seguro que hay más beneficios, sin embargo, estos nos basta para señalar que quien no se da con diligencia y lucha por mantener una vida devocional, estará en un estado muy irregular para un hijo de Dios y además muy peligroso.

P. Jorge Castañeda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: