Las Solas ¡Solas!

Las ‘cinco solas’ es una expresión soteriológica que salió a la luz como una respuesta de la Iglesia al deterioro religioso que reinaba en la época medieval. Como podemos recordar, la iglesia católico romana -con el tiempo- fue ganando terreno e institucionalizándose y ya para el siglo V puede decirse que se absolutizó en el ámbito religioso. Esta época que según algunos autores, puede abarcar ese periodo de tiempo entre el siglo V y el XV fue en el que la iglesia católica romana, fue desarrollando sus dogmas, sus doctrinas, su organización, su poder, hasta que no solamente logró, en los territorios bastos que conquistaba, imponerse en asuntos religiosos sino también políticos.

Lo que señala la palabra ‘Sola’ y porque debe estar sin compañía

Debemos entender que las llamadas ‘cinco solas’ son una expresión básicamente soteriológica. De acuerdo al contexto donde surgen podemos entender que buscaban responder al catolicismo, sus dogmas y prácticas en cuanto al tema de la salvación del hombre, de su aceptación ante Dios, de su justificación. Cada ‘sola’ expresa el fundamento evangélico que responde de manera clara y eficaz a las doctrinas erradas del catolicismo.

Pero tal vez lo que las hace tan controversiales es la palabra ‘sola’ o ‘únicamente’. Seguro que es una palabra exclusivista, discriminatoria, no tolerante, que demanda estar sola para no pervertirse. Esta palabra hace que se llame la atención al carácter único de lo que proclama y no acepta compañía. De hecho, la discusión frente al catolicismo romano no estaba en la Escritura Sagrada, ni en la fe o la gracia. Una visión panorámica de los dogmas romanos nos deja ver que estos elementos también son sostenidos por ellos. A juzgar por lo que se lee en muchos apartes de sus doctrinas, alguno podría preguntar ¿Acaso hay una diferencia?

Pero por ejemplo, no solo es la proclamación de las Escrituras como guía divina para conducir al hombre a la salvación, sino de la proclamación que es la ‘Sola’ Escritura, únicamente ella, quien puede conducir y dar al hombre la sabiduría para la salvación que es en Cristo. No es la Escritura más tradición, ni Escritura mas concilios, ni Escritura mas declaraciones jerárquicas las que conducen al hombre de una forma infalible al camino de la salvación, sino Sola y Únicamente las Escrituras, la Palabra de Dios. Así puede hablarse de cada ‘sola’ y hallar el significado altamente exclusivo de tales expresiones y el porqué seguramente es una contradicción abierta y cismática entre dos pensamientos.

Las cinco solas son expresiones que delimitan muy bien las diferencias irreconciliables con el catolicismo romano, dejan claro la línea divisoria de un sistema de salvación por las obras y el sistema bíblico de la salvación solo por gracia, por medio de la fe únicamente. Así la ‘Sola fe’ responde adecuadamente al sistema de obras generado por el romanismo. ‘Sola gracia’ es una respuesta adecuada y Bíblica del sistema de meritos propios y prestados del catolicismo romano. ‘Solo Cristo’ responde de manera eficaz al sistema de sacerdocio y mediación errado del catolicismo y definitivamente, ‘Solo para la gloria de Dios’ enfatiza que en la obra de salvación, nadie, únicamente Dios se lleva toda la gloria.

¿Y Hoy están solas?

Pero permítanos decir que las ‘5 Solas’ no es una reliquia histórica que ha caído en desuso en tiempos más modernos. Por el contrario, no solo porque el catolicismo nunca ha cambiado sus dogmas con respecto a la doctrina de la salvación ni lo hará (hacerlo es atacar la esencia de su organización y desaparecería), sino porque el pasar del tiempo ha puesto en relieve otras maneras en que la humanidad, al apartarse del pensamiento de Dios a través de su Palabra, ha ideado para ser aceptados por Dios.

Parece que está intrincado en nuestra existencia, el fundamentar nuestra aceptación a Dios sobre la base de nuestras obras. Pero a esto se le añaden más problemas, pues hoy se puede apreciar el intento inútil del hombre de lograr aceptación de un Dios que no conoce, por medios subjetivos y humanos, para alcanzar una salvación que no es para nada la ofrecida por Dios. Son más problemas los que se enfrentan hoy porque la diversidad de pensamientos religiosos hacen que la confusión sea aun mayor que la vivida en la edad media y los enemigos de la doctrina Bíblica de la salvación hayan tomado formas y variantes diversas que hacen necesario alzar la bandera de las cinco solas con determinación.

Aun así, lo más terrible que ha ocurrido es que el tiempo evidenció que dentro del seno de las iglesias llamadas evangélicas, se sostienen ‘sistemas’ de salvación muy variadas y creativas, sistemas semipelagianos, arminianos, que en la práctica atacan la salvación por la sola gracia y por la sola fe. Una especie de cooperación humana al plan de salvación se ha entronado en el pensamiento del cristianismo evangélico haciéndose de fama y de pasar como de lo más normal y común.

Ahora la proclamación de las ‘cinco solas’ es una tarea no solo hacia afuera de la iglesia evangélica sino hacia su seno. Es necesario volver y dejar en claro que el diseño del plan de salvación, su ejecución y medios, tanto como sus fines, proviene de la sabiduría de Dios quien merece toda la gloria por la salvación de su pueblo. El estudio de las ‘cinco solas’ no es un lujo para ciertas iglesias interesadas en anticuarios teológicos, sino una necesidad patente de la iglesia verdaderamente evangélica si espera seguir siendo guardiana de la verdad y proclamadora del santo evangelio que nos fue entregado.

P. Jorge Castañeda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: