Daniel 8

Daniel 8 le da al expositor un respiro antes de las dificultades que vienen en la interpretación del libro. Lo que hace la interpretación del capitulo 8 mas fácil, es que todo lo que relata ahí es para nosotros historia. Claro, para Daniel no lo fue. Él se encontraba todavía en el imperio caldeo, esperando llegar los Medos y Persas, y después los Griegos.

En su visión, esta ubicado en lo que será la capital Persa. Ahí ve la confrontación del carnero y el cabrío, porque ahí es donde estos eventos tienen sus repercusiones políticas. El detalle con el que Daniel predice lo que va a suceder ha llevado a muchos en nuestros días a negar que pueda ser profecía. Dicen que tuvo que ser escrito después de los eventos.

Es muy importante entender que el punto de tener todo este detalle tan preciso es que Dios controla todas las cosas así de precisamente—y sabe como van a ser antes de que ocurran. Él supo que vendría Alejandro Magno, que moriría joven, que se partiría su dominio entre cuatro generales, que de uno de ellos vendría el terrible Antíoco IV. Lo que hizo Antíoco IV fue tremendo: en su guerra contra los judíos llego a entrar al mismo templo y ahí profanó el altar ofreciendo sobre el un cerdo a Júpiter. ¿Qué haríamos tú y yo si estuviésemos viviendo en Jerusalén entonces? ¿Cómo se descontamina el templo después de eso? ¿Como seguimos adelante? ¿Cómo se responde a un acto tan salvaje y abominable y desolador? Los judíos respondieron con la revolución Macabea.

Pero ahora pensemos de Daniel. Sabiendo que algo terrible va a pasar en su tierra, que este cuerno que representa un hombre poderoso se levantara contra el pueblo de Dios, que prevalecerá, echara abajo la verdad, hará proezas de blasfemia ¿Cómo reaccionas? ¿Por qué le dice a Daniel todas estas cosas Dios? ¿Lo quiere desanimar?

No. Es precisamente porque le quiere infundir fuerza—como vemos que lo hace Gabriel cuando viene al el—que Dios le muestra esto. No solo le muestra una terrible calamidad que viene, pero también le deja oír lo que dicen los santos que vigilan estos eventos. ¿Hasta cuando será? Solo hasta cierto tiempo, solo hasta cierto punto.

Mucha gente se pone a contar esas 2300 tardes y mañanas. ¿Serán 2300 días? ¿Serán 2300 en total sumando tardes y mañanas, que es decir 1150 días? Y se ponen a calcular. Pero no creo que el número es dado para que contemos. El número tiene significancia para los santos que hablan y saben y controlan, pero no es una conversación completa la que oye Daniel, ni lo que nos transmite. El punto no es matemático; el punto es simbólico. El numero nos dice que hasta lo peor que va a suceder en ese fin del dominio griego, en ese fin de la nación de Israel (es decir, sus últimos días en la historia de la redención porque ya se acerca el imperio romano y el tiempo de Cristo), ese numero nos dice que Dios tiene hasta la peor calamidad calculada, la controla, la permite . . . hasta cierto punto, y no mas.

Las circunstancias de la vida se pueden volver muy pesadas. Hay gente que ve lo que vivimos y piensa que no se puede volver peor. Las circunstancias de la vida se pueden volver peor, y hasta calamitosamente malas. Pero nuestra esperanza no debe estar en las circunstancias, en los gobiernos y problemas de este mundo. ¡Ponemos los ojos de nuestra esperanza en las grandes y gloriosas promesas de Dios! Esperamos que el triunfe desde afuera de la historia, de el reino a los suyos, y haga que la justicia llene la tierra como las aguas llenan el mar.

-Joel Zartman

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: