Daniel 7

Una cosa debe quedar muy clara al examinar material apocalíptico en la Biblia: no está para satisfacer nuestra curiosidad. Está para influir nuestras vidas ahora. Dios no revela el futuro simplemente porque nos seria interesante saber.

En estas visiones de Daniel tenemos un comentario sobre la sociedad humana. Cuando los vientos combaten o agitan el mar, esto tiene un resultado: una tormenta. De esos tormentosos mares salen estas horribles bestias. Ese es un comentario sobre la sociedad humana: caótico, inestable, como un mar agitado. Y también sobre los gobiernos humanos: como bestias, terribles, no son justos y muchas veces carecen de un sentido de operar a base de principios o ideales.

Se nota que a la primera bestia le es dado corazón humano. Esto no es decir que es el único reino con un rey que tiene corazón humano y que los demás no tienen. Nos muestra que Nabucodonosor en un momento subió mas alto que el nivel de consciencia que tenían los demás gobiernos porque se dio cuenta de Dios y de su poder. Y por implicación, no somos mas que bestias cuando vivimos sin la dignidad de ser conscientes de Dios y su gobierno de todas las cosas. Eso es parte de la lección con Daniel. También es parte de la nobleza y dignidad de este hombre: es consciente que sobre los gobiernos y poderes del mundo, esta el gobierno y el poder de Dios.

Después de las bestias y los cuernos (es grotesco lo del cuerno con ojos y boca, ¿verdad? Mucho del simbolismo esta en el efecto que causan estas cosas—por eso nos relata como se sintió y como reacciono Daniel), después de todo ese desfile de destrucción y problemas viene el Anciano de Dios. Las bestias nacen, aparecen y se acabaran, pero hay uno que no, y él es el juez.

El trono es para juzgar; el color blanco es de pureza y justicia recta; el fuego indica la severidad de la justicia y lo feroz que el juez puede ser. Y también vemos al Hijo del Hombre—no representado como un animal, pero uno con razón, dignidad, capaz de prudencia y justicia, hecho en la imagen de Dios.

Y Dios, cuyos pasivos divinos han estado controlando lo que hacen estas bestias todo el tiempo, declara cuando serán privados de domino, cuando morirán, y también cuando tendrán el reino los santos. Es interesante que los mismos verbos pasivos que se usan para hablar de las bestias, se usan para hablar del reino de los santos.

Hay cristianos que piensan que el trabajo del creyente es apoderarse de los gobiernos y las naciones para poner todo bien. Aquí la Biblia nos dice que los santos no prevalecerán. Pero un día vendrá Jesucristo en las nubes a juzgar, a acabar con el caos y los gobiernos de este mundo. En la nueva tierra ya no habrá mar—que seguramente tiene que ver con la mar tormentosa de esta visión de Daniel. Y no de este mundo, pero de otro es el reino de Cristo, y la paz eterna de sus escogidos.

-Joel Zartman

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: