Daniel 5

Es un fenómeno de las últimos épocas del imperio Romano que hubo un resurgimiento del paganismo. Sabemos que Constantino se declaro por el Cristianismo cuando el paganismo estaba débil y la sociedad Romana secularizada. Ya no creían en sus antiguos dioses. Pero a medida que perdió poder y prestigio el imperio, los neo-paganos agitaban mas y mas, culpando el abandono de sus dioses y costumbres antiguas por su decadencia.

Algo así me parece abre el capitulo 5: ese banquete pagano, honra a los viejos dioses (hasta los de madera y piedra cuando tienen otros de metales mas preciosos), su insulto al Dios de Israel. ¿Por qué es necesario que insulte así Belsasar a Jehová? Por el decreto del capitulo 4, y el triunfo en la corte de babilonia de un siervo de Dios y de Dios sobre Nabucodonosor.

Sabemos que la ciudad estaba sitiada por lo que nos dice Xenofono. Pero no es difícil sacar la inferencia de la Escritura también. ¿Cómo llega un ejercito esa noche? Estaban afuera. Sabemos de la historia que entraron bajo la muralla secando el rio. Cambiaron el cause de uno de los ríos mas famosos del mundo, y para hacerlo seguramente tardaron un rato. En esas condiciones de estar sitiados y sin amparo, Belsasar mando hacer esta fiesta pagana—como diciendo regresemos a nuestras antiguas costumbres y repudiemos la influencia en la corte del Dios de los cautivos.

Ante el viene Daniel. Interesante que no se usa ahora su nombre babilonio—Beltsasar. Es muy parecido al nombre del rey. Dios va a mostrar que El es juez (Daniel = Dios es mi juez) y que Bel no puede proteger a nadie (Belsasar = Bel protege al rey). Daniel no quiere recibir nada de Belsasar, ya que Dios lo ha depuesto. Lo que hace es decirle al rey exactamente cual es el problema, y que se acabó su reino. Lo confronta con su pecado en ese momento: haber insultado a Dios usando los vasos del templo para su festival pagano. Fue eso la derrota de Belsasar y no su rescate.

Belsasar que ha tomado una posición irónica y de desprecio ante Daniel (“he oído decir” dice), oyendo que el reino no vera la luz de otro día, premia a Daniel. Tiene que ser una burla, un insulta para el cautivo que no puede soportar. Pero esto me parece el momento mas destacado en la carrera de Daniel. ¿Por qué en la providencia de Dios es vestido de purpura? ¿A quien nos sugiere? ¿En que situación se encuentra Daniel? Burlado por el rey y su corte—como Jesús ante Herodes.

¿No es admirable la belleza, la fuerza, la sabiduría de Daniel en esta escena decadente? No se jacta, no se conmueve, no se espanta, no grita. Solo da con denuedo el mensaje de Dios al rey, y desaparece, porque la grandeza de Daniel no es Daniel, es Cristo a quien con tanta fidelidad sirve.

Que el sentir de Jesucristo todo el tiempo esté en mí;
Que su amor mi guía sea en lo que hago aquí.
Que yo pueda su Palabra día en día atesorar;
Y así en mí su imagen se haga refleja.

Que la paz de Dios mi Padre reine en mi corazón;
Para que a los afligidos d. consolación.
Que el amor de Jesucristo, más profundo que la mar,
Sea el móvil que me impulse siempre a triunfar.

Que yo siga la carrera con paciencia y valor,
La mirada puesta en Cristo, de mi fe autor.
Que refleje su belleza al buscar al pecador,
Y que vean no al siervo, sino a su Señor.

-Joel Zartman

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: