LA ADORACIÓN Y LOS ASUNTOS DE FONDO Y FORMA

Bajo el titulo: Hermanos, centren la atención en la esencia de la adoración, no en la forma, un reconocido autor – a quien además respeto en otros campos -, dice lo siguiente:

Pocas personas nos hemos dado el lujo de escapar a las “Guerras de adoración”. Las “guerras” se libran generalmente sobre formas y estilos, no sobre la esencia de lo que es la adoración…Centren la atención en la esencia, no en la forma. Si tienen éxito en educar a la iglesia que experimente la esencia, es probable que sobrevivan a las guerras y estarán en condiciones de guiarlos a través de aguas más tranquilas.

El ejemplo citado arriba, nos sirve de muestra clara de la manera muy concurrida en la actualidad de abordar algunas discusiones que competen con la vida y desarrollo de la iglesia de Cristo y aquí en especial al espinoso tema de la adoración pública. Sin duda creo entender el afán de no hacer de este tema un asunto de guerra santa, pues el loable acto de adoración comunitaria debería estar rodeado de admiración, humildad y devoción y no de confrontación y enemistad. Pero sin duda, al ser parte de nuestro desarrollo como iglesia de algo que ha sido revelado en la Palabra de Dios, no debemos menos que atender y siempre avanzar en nuestra comprensión del tema, por la misma razón que es un loable ejercicio revelado.

Es común encontrar que la importancia de tales asuntos se diluye al poner sobre la mesa la diferencia entre la esencia y la forma, o de otra manera lo central y lo periférico. Así muchas discusiones han terminado aceptando la existencia entre asuntos fundamentales o esenciales y la libertad dada por sentado en cuanto a las formas. Como lo propone el ejemplo citado, la solución está en centrar la atención a la esencia y relegar las formas a asuntos bien secundarios, si es que es eso es importante. De esta manera, la discusión sobre la adoración queda en el vacío o más bien con asuntos muy básicos a los que apelar como esenciales.

Sin embargo me pregunto si hacer tan simple el asunto es lo que honra nuestra profesión. ¿Es legitimo usar ese lenguaje en estas discusiones tan relevantes que se presentan en lo que tiene que ver con la iglesia de Cristo? ¿No será una manera muy facilista de deliberar? Lo que ocurre con el simple planteamiento de diferenciar esencia y forma o en atender a la esencia y evitar las discusiones en cuento a la forma, es que en ocasiones se demarca bajo criterios muy subjetivos la línea entre fondo y forma a la vez que despoja a la esencia de su consecuencia inmediata. Apelar a tal diferenciación -para dirimir que cosa es el fondo y otra la forma- ¿No será una fraseología que esconde el temor de llevar hasta las últimas consecuencias las doctrinas bíblicas? ¿No es una especie de relativismo al declarar que si bien conocemos la doctrina nada sabemos de las formas y si las hay nadie puede hablar de ellas como normativas?

Soy consciente de lo que puede representar las formas en la adoración, sin embargo la respuesta a este dilema no nos debe llevar a reconocer el mínimo común de acuerdo entre todos y lo demás atribuirlo a las formas, para sacarnos con diplomacia la responsabilidad de ahondar en un estudio exegético, histórico de las Escrituras en este y en otros temas. Realmente no es tan fácil trazar dicha línea divisoria y vale la pena pensar ¿Lo debemos hacer? Mi preocupación es que planteado así, el único esfuerzo que se nos requeriría como iglesia es el de dejar caer en el lado adecuado cada cosa, cada doctrina, cada implicación. En un lado en el cajón de la esencia donde hay un cartel de: Indispensable, urgente, necesario y lo demás dejarlo caer en el cajón de las formas con un cartel de: secundario, creativo, no importante.

Si seguimos evitando el esfuerzo exegético y las implicaciones necesarias, el esfuerzo de la iglesia se reduciría solo desarrollando la habilidad de distinción entre lo uno y lo otro. Sin embargo, dicho esfuerzo puede enfocarse de una mejor manera si reconocemos que el fondo o esencia de una cuestión da a luz las formas, es decir, las formas solo son un reflejo acorde y consecuente del fondo mismo. Así la tarea eclesiástica no será la de la simple distinción, sino la de la implicación consecuente. Las implicaciones de lo fundamental no deben verse como secundarias sino como continuaciones necesarias de un entendimiento más profundo de lo que llamamos lo esencial, lo que requiere verdadero estudio, dedicación y una mente cada vez más precisa en la mente de Cristo.

Podemos afirmar sin dudas que formas de adoración descuidadas y mundanas delatan vacios en lo fundamental, y que mayor entendimiento en la esencia de la adoración debería arrojarnos a unas formas más elevadas y precisas de culto corporativo y no a una insipiencia y palidez que también delata vacíos en la comprensión de lo esencial. No podemos reposar tranquilos en entender mejor la esencia de la adoración y ver que nuestros cultos se hunden en el formalismo y en el mínimo involucramiento menta y emocional, peligro tan grande como la mundanalidad abierta. La adoración corporativa no es un asunto secundario, corresponde a lo que debemos hacer como iglesia y nunca debemos dar por sentado que en ese aspecto, no somos susceptibles a seguir reformándonos.

P. Jorge Castañeda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: