Riesgo Calculado

Hay gente que no distingue entre las apuestas por un lado y la inversión por el otro, las loterías y la especulación financiera. Ambos lados, después de todo, involucran un riesgo. Los que especulan en la bolsa o con moneda dicen que es un riesgo ‘calculado’; ¿Sera que eso en realidad distingue esas actividades? ¿Es una diferencia real?

¿Que tal si le dijéramos a una de esas personas que frecuenta un casino o compra a cada rato la lotería que en vez de ir cada mes, o semana, o quizás a diario a gastar ahí el dinero, que lo ahorrara para hacer una inversión equivalente en la bolsa, o montar un negocio, o algo así? ¿Cuanto apuestas 🙂 a que nos diría que no es igual?

Hay un principio que introduce la palabra ‘calculado’. Es el principio de la responsabilidad. Considera esto: ¿quien niega que entre mas diligente una persona es en cuanto a calcular, a investigar, a enterarse en cuanto a su inversión—sea en la bolsa, sea en moneda, sea de montar un negocio—mejor, en general, le va? En otras palabras, es una forma de arriesgarse en el cual se premia la responsabilidad.

¿Se puede ejercer la responsabilidad apostando, en juegos de suerte o loterías? Lo dudo. Por su naturaleza—y supongo que gran parte de su atracción—es que involucra la irresponsabilidad. No se sabe, es la suerte, el chance. Y creo que ahí se ve la gran diferencia que introduce esa palabra ‘calculado’. Todos saben que estadísticamente las loterías y los casinos están para que la casa gane más y el que apuesta gane menos. Es más probable cuando compras la lotería, que vas a perder. Así no es en la bolsa, aunque tiene sus perdedores; o con un negocio, aunque también hay quienes no prosperan en ello.*

Entonces contra las apuestas, las loterías, todas esas actividades, el cristiano dice que son actividades en las cuales somos irresponsables con lo que Dios nos ha dado; no participamos porque no somos dueños de esos bienes, somos administradores.

Y también decimos que no hay que invertir irresponsablemente. El principio de la responsabilidad no deja la división artificial del primer párrafo entre un lado y el otro: el principio rige ambos lados. No montes el negocio sin investigar primero; toma el riesgo con la diligencia responsable. No especules en moneda sin saber como es el asunto, irresponsablemente. Puedes fallar, pero puedes minimizar el riesgo, mejorar la probabilidad del éxito. Así podemos reconocer que el elemento de la responsabilidad, el riesgo calculado, distingue ciertas actividades permitiendo algunas, prohibiendo otras.

________________
*En la parábola de los talentos tenemos un ejemplo. Los siervos de algún modo aumentan lo que se les dejo, y la pregunta es ¿cómo? ¿Montando una pescadería? ¿Comprando tela para vender en otra ciudad? De algún modo toman un riesgo—siempre existe el riesgo de fallar sin el cual, o reduciendo el cual, solo queda el que no le rindió nada al señor en su regreso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: