Mito N° 7 Los Reformados creen que una persona es salva no importa como viva

¡Cuidado, ellos son los que enseñan ‘salvos siempre salvos’! Seguro que tras esa advertencia muchos verdaderos cristianos se estremecen al pensar que personas que se confiesan como cristianos estén a la par enseñando que una persona que ha confesado a Cristo como Señor y Salvador, nunca perderá su salvación haga lo que haga, viva como viva y crea lo que crea. De hecho, como todo mito algo tiene de verdad, aunque planteado así en esos términos, se aleja bastante de la realidad que como reformados profesamos.

El punto central es más sencillo de lo que parece y sin embargo siguiéndolo hasta sus últimas consecuencias, afirmará lo que el reformado ha venido creyendo. ¿Quién salva? Seguro que todo aquel que conozca las Sagradas Escrituras afirmará que Dios es quien salva. ¿Alguno es salvo por las obras, es decir, su obediencia a la ley? Claro que no, toda persona que es salva lo es por la fe en Cristo, según se enseña en la Biblia y no por obras para que nadie se jacte. ¿La fe es algo que surge del hombre o es algo que el individuo recibe de Dios? Sin duda que por gracia somos salvos mediante la fe y todo esto es don de Dios quien da a cada cual como quiere. ¿El sacrificio de Cristo cubre parcial o temporalmente el pecado o es un sacrificio en extremo poderoso de repercusiones eternas? Claro, la sangre del pacto eterno es suficiente para dejar limpio y salvo a todo aquel que se sumerja en ella. ¿Recibe el creyente vida eterna o temporal? El don de Dios es de vida eterna. Así que si usted ha afirmado cada una de estas preguntas, debo decir que creemos lo mismo.

Es la enseñanza reformada de la salvación creer que los que hoy están en Cristo, lo están por una obra sobrenatural de Dios operada en sus vidas al proveérseles del don de la fe y arrepentimiento, pues su estado natural es de muerte y condenación. Así, un individuo que antes estaba muerto espiritualmente y ha recibido la gracia de Dios, ahora vive, vive eternamente y no perecerá jamás y nadie le arrebatará de la mano de Cristo. Creo que no hemos ido por encima de la Biblia al hacer estas afirmaciones. Pero, ¿Podemos afirmar que una persona que ha sido objeto de esta obra se salvará viva como viva? Y es esta la cuestión porque la pregunta plantea una contradicción y le voy a decir porqué.

La obra de Dios en la salvación, no solo asegura la salvación final de los individuos que creen sino que se dirige a la salvación presente de sus pecados. La obra de Dios abarca que aquellos que han sido objeto de la obra de Dios en su nuevo nacimiento, también son objeto de Dios para ser santificados. O para decirlo de otra manera, Dios al que regenera lo santifica, o si prefiere, al que Dios escoge para salvarlo, también lo va liberando del poder del pecado. Así que al plantearnos la posibilidad de una persona que ha sido objeto de la obra de Dios y aun así quiera vivir deliberadamente en pecado, es un planteamiento contradictorio ya que si el tal hubiese sido objeto de la obra de Dios, no quisiera vivir deliberadamente en pecado. Una persona que al presente se incline sin control, se deleite y gratifique en la carne y justifique su actuar de esa manera, aunque diga creer en Cristo, seguro no tiene el Espíritu que nos lleva a la santidad. Más bien, el cuadro que nos enseña la Biblia es que Dios, al escoger individuos para salvación, los atrae por el evangelio, los santifica por su Espíritu y los lleva a la vida eterna, sin posibilidad que este proceso se vea efectivamente frustrado.

No, no alentamos al libertinaje, pero tampoco amedrentamos con incredulidad a los creyentes. En la cruz del Calvario, el Señor Jesús pagó efectivamente por los pecados, pasados, presentes y futuros de aquellos que creen en Él y ningún pecado se sobrepondrá y triunfará por sobre la obra perfecta de Cristo. Mas bien, por esta misma obra, todo hijo de Dios cuando peque, recibirá de Él la ayuda para volverse a arrepentir, seguirá creyendo en la todo suficiente obra de Cristo a su favor, corregirá más y más su andar y confiará que nada ni nadie logrará separarlo del amor de Dios que es en Cristo y todo esto por la gracia de Dios obrada a su favor.

¿Salvo por siempre salvo? ¡Sí!, pero el salvo que es siempre salvo, se purifica a sí mismo, así como él es puro, por la misma obra lograda y consumada por Cristo en el cruel madero.

P. Jorge Castañeda

Anuncios

One Comment to “Mito N° 7 Los Reformados creen que una persona es salva no importa como viva”

  1. Amen, sabemos y las santas escrituras nos confirman la efectividad de la obra de Cristo, la cual en ningún caso ha sido en vano. La salvación es según lo indicado por Dios y no lo que le parece al depravado mundo, a la generación maligna y perversa, Dios es justo y El no puede negarse a si mismo, una pregunta intereseante es ¿Dios querria salvar a alguien que no quiera en su corazón santificarse y ame al mundo?. Hermano Pastor gracias por las reflexiones que nos regala. hagase siempre la voluntad de Dios, amen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: