Mito N° 2 Los Reformados no le dan libertad al Espíritu Santo

En el primer mito que abordábamos en la entrada anterior aclarábamos que efectivamente los reformados creemos en el Espíritu Santo y aunque buscamos una mayor influencia en nuestras almas de Su parte, encontramos que como todo hijo de Dios, debemos luchar y exponernos a los medios de gracia con diligencia para vernos cada vez mas llenos del Espíritu Santo, en lo cual, debemos aceptar que aun fracasamos. Aun así seguimos clamando en nuestro interior por el mismo Espíritu: Abba Padre.

El segundo mito a tratar, viene muy ligado al anterior y lo recibimos de amables hermanos que nos consideran cristianos, pero que nos llaman la atención por no darle libertad al Espíritu Santo en nuestras vidas e iglesias. A juzgar por lo que ven, muchas veces señalan que las vidas de los cristianos reformados no gozan de rebosante alegría, de dones espirituales, que sus iglesias carecen de abundancia de ministerios, y ni que decir de los cultos desprovistos de toda espontaneidad y libertad, más parecidos a un velorio que a una celebración. De esto, en parte, seguramente debemos aceptar un tanto la exhortación, pues infundadamente, muchos cristianos reformados intuyen que mientras más desprovistos de gozo enfrentemos la vida, siempre con el rostro semejante a un busto de Beethoven y mas displicencia en la adoración a Dios, mas reformado es. Es otro error, pero no es mi punto ahora.

Sin embargo, creo entender esto. Si alguien ha venido al evangelio en los anteriores 30 años, lo más común y casi que el estándar autorizado es encontrar el marcado énfasis en las expresiones externas sea individuales o eclesiásticas y con la cual se califica si alguno está rebosante en el Espíritu Santo o no. No quiero dar a entender con esto que la obra del Espíritu Santo en la vida de los creyentes no vaya acompañada de expresiones externas, pero creo que poner la evidencia de la obra del Espíritu Santo en un individuo solo o principalmente en su exterior es un error y mucho mayor error, el sobreenfatizar sobre ello.

Tal vez muchas personas lo único que conocen es el evangelio desarrollado en medio de algarabía, expresiones ruidosas, evidencias bullosas y más. Demasiados cristianos han sido enseñados a buscar la evidencia de la presencia del Espíritu Santo en los dones y no en el fruto, se les ha instruido en palmas e instrumentos y no en salmos, himnos y canticos espirituales, se les ha entretenido para hallar felicidad como un sustituto de la instrucción que lleva al verdadero gozo. Así que entiendo, si una comunidad de creyentes no presenta tales evidencias, debe ser porque ‘no le dan libertad al Espíritu Santo’. Pero nuevamente, no es el caso de los reformados. De hecho al reconocer por las Escrituras cual es la obra que el Espíritu Santo vino a realizar (Regenerar, santificar, vivificar, guiar, influenciar, etc.), pretendemos no ponernos como los primeros tropiezos para que Él haga su obra.

Así cuando predicamos – por ejemplo-, no presionamos a las gentes con métodos humanos para sacarles una decisión por Cristo sino que le damos libertad al Espíritu para que regenere quien quiere. Cuando exhortamos o guiamos a alguien en la palabra de Dios, le damos libertad al Espíritu que obre en la vida de cada creyente convenciéndolo de pecado y guiándolo a toda verdad y no lo amedrentamos con amenazas de la pérdida de su salvación. No estandarizamos qué dones son los que deberían tener los cristianos sino que reconocemos la libertad al Espíritu Santo para dar dones a quien quiere y el que quiere (Obviamente no hablo aquí de los dones apostólicos). No presionamos a que todos los creyentes deben manifestar su gozo de determinada forma unificada, más bien les guiamos por medio de la Palabra de Dios que es la herramienta que usa el Espíritu Santo para ello para que pueda presentar una adoración bíblica que glorifique a Dios. No aseguramos que el Espíritu debe obrar milagros tal día y a tal hora sino que oramos porque Dios muestre su misericordia según su voluntad y en nuestras oraciones no le presionamos con reclamos y confesiones a que él haga nuestra voluntad sino que oramos: hágase tu voluntad. Como se puede ver, procuramos no quitarle libertad al Espíritu para que obre.

Creo que sin ‘haberlo ya alcanzado’, nos extendemos a no impedir que el Espíritu Santo obre en medio nuestro como Él quiere, siempre buscando nosotros mismos no ser los primeros tropiezos para ello. Y en esta búsqueda hemos llegado a la antigua conclusión: Es cuando olvidamos la Palabra de Dios o la tratamos con ligereza, es cuando nos damos a nuestras propias opiniones, sentires e ideas que el Espíritu Santo de hecho si encuentra tropiezos en nosotros. De esa forma no vemos en conflicto la Biblia y el Espíritu Santo sino que vemos en ello la más rigurosa armonía en el que la divina Persona del Espíritu Santo, ha querido obrar.

P. Jorge Castañeda

Anuncios

One Comment to “Mito N° 2 Los Reformados no le dan libertad al Espíritu Santo”

  1. Gracias por la informacion porque hace unos dias traia la inquietud de saber que es darle libertad al espiritu santo y con esto que lei empiezo a comprender de la otra manera diferente a lo que tenia entendido. bendiciones y que el Senor siga ministrando su vida con mucha sabiduria para que atravez de este medio pueda compartirnos. la paz de cristo sea en su vida..;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: