La Doctrina de Dios, por Gerald Bray

Este libro es una traducción de una serie que originalmente se publico en inglés y con bastante éxito. Este tomo sobre la doctrina de Dios es uno de los mejores libros que he leído sobre el tema, y es suficientemente profundo como para ser útil en el contexto del seminario. Eso sin ser esotérico, aunque puede ser pesado. No tiene uno que ser un teólogo con formación avanzada para entenderlo. Sí lo deja a uno con una buena idea de la condición en que se encuentra esta área de la teología en la actualidad y desde la perspectiva evangélica.

Ventajas:

1 – el libro tiene la ventaja de estar bien ubicado dentro de la conversación mundial teológica. Es conservador en su teología, pero esta al día con lo que se esta diciendo en esa conversación académica en donde la teología del mas alto nivel de desarrolla.

2 – vivimos en un día cuando existe buen apetito por las caricaturas. A quien no les gusta? Parte del gusto es que preferimos así la vida: caricaturizada, simplificada, tan digerible como comida para bebes. Así muchas veces pensamos de las figuras históricas, sus ideas, lo que los motivaba y sus acciones. Compramos nuestro entendimiento en el McDonald’s de las ideas.

Bray nos libra de esta forma de entender la teología, en parte porque muestra como se van desarrollando los conceptos a través del tiempo y también mostrando como eran las mentes de los que impulsaban el desarrollo. Demasiada literatura de Cristianos es ligera y a veces deshonesta en cuanto a su presentación de figuras como Plotino, Origenes, Celso, interpretación alegórica, misticismo, etc. El valor de Bray es que ha leído, entendido, y explica con integridad. Es bastante bueno, por ejemplo, cuando trata la relación entre el Cristianismo y el neoplatonismo.

3 – el libro tiene la ventaja de ser muy, muy interesante. La traducción es buena, Bray sabe explicar con claridad, y los detalles fascinan. Hay autores que no atrapan bien la atención del lector. Bray no esta entre ellos.

Realmente no tengo sino una critica de este tomo. Es que en la discusión del argumento ético (que algunos usan para comprobar la existencia de Dios) Bray sugiere que en el Antiguo Testamento Dios no se opuso a la poligamia. Es bastante común ese punto de vista, aun entre gente conservadora. Me parece que el problema ahí es que no distinguen lo normativo y lo descriptivo en el AT. Pero este asunto tiene poco que ver con el tomo en general, y es una debilidad casi insignificante.

Buen libro: ilumina, interesa, informa y defiende la clásica doctrina de Dios.

-Joel Zartman

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: