El Llamado al Altar

A principios de los años 1970, el Dr. Martín Lloyd Jones fue invitado a una conferencia de ministros en los Estados Unidos. Y en una sesión de preguntas se planteó la siguiente: En los últimos años, especialmente en Inglaterra, dentro de los evangélicos de la Fe Reformada, ha habido críticas de los métodos de invitación empleados por Billy Graham y otros. ¿Las Escrituras justifican el uso de este llamado público o no?

La respuesta: “Aunque es difícil responder esto brevemente sin ser mal entendido, déjame responderlo de esta manera: La istoria de este sistema de invitación debe ser más familiar por ustedes más que por otros, porque empezó en Estados Unidos. Empezó en la década de los 1820. El que originó esto se llamaba Charles G. Finney. Esto llevó a una gran controversia. A diferencia de W.H. Nettleton, un exitoso predicador calvinista, nunca hizo un “llamado al altar”, ni tampoco invitó a las personas al “asiento de los angustiados”.

Estos eran nuevos métodos en los 1820, y fueron condenadas por varias razones por los que tomaban la posición Reformada.

Una evidencia de esto fue que nunca se practicó en los tiempos del Nuevo Testamento, porque para ese entonces, se encomendaban al poder del Espíritu Santo. Pedro mientras predicaba en el día de Pentecostés, bajo el poder del Espíritu Santo, no tenía necesidad de llamar a las personas a una decisión. Porque como recordarán, las personas fueron conmovidas y afectadas por el poder de la Palabra y el Espíritu, que interrumpieron al predicador clamando: Hermanos, ¿Qué debemos hacer” Hechos 2:37.

Esta ha sido la actitud tradicional Reformada hacia este tema en particular. En el momento en que empiezas a introducir estos nuevos elementos, estás trayendo un elemento psicológico. La invitación debe ser en el mensaje. Creemos que el Espíritu Santo aplica el mensaje. Así que confiamos en el poder del Espíritu.

Personalmente estoy de acuerdo con lo que se ha dicho al respecto. Nunca he llamado a nadie hacia adelante por esta misma razón. Hay un gran peligro en hacer un llamado al altar antes de que las personas estén preparadas para hacerlo. Creemos en la obra del Espíritu Santo, de que Él convence y convierte, y Él hará su obra. Hay un gran peligro en forzar a nacer a las personas antes de estar preparado para ello. Los puritanos en particular, temían a lo que ellos llamaban, fe temporal, o una falsa profesión. Había un gran puritano, Thomas Shepherd, quien publicó la gran serie de sermones de las Diez Vírgenes. El punto principal era el problema de la falsa profesión. Las vírgenes insensatas pensaban que estaban bien. ¡Esto es un gran peligro!

Puedo resumirlo de esta manera: pienso que esa presión, que es puesta en las personas para tomar una decisión, es una falta de fe en la obra y operación del Espíritu Santo. Estamos llamados a predicar la Palabra, y si lo hacemos apropiadamente, habrá un llamado a la decisión que viene en el mensaje. Y se lo dejamos al Espíritu para que actué en las personas, y ciertamente lo hace.
Algunos vendrán inmediatamente al final del servicio para ver al ministro. Siempre pienso que debe haber una indicación de que el ministro estará contento de ver a alguien, quien quiere hacer algunas preguntas, o quiere más ayuda. Pero eso es muy diferente a poner presión a la gente para pasar al frente. Siento que es incorrecto ponerle presión directamente a la voluntad. El orden en las Escrituras es esta: “La verdad es presentada a la mente, la cual mueve el corazón, y por ende mueve la voluntad”.

-Lecturas Reformadas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: